Zohar Diario # 1894 – Ekev – No pierda la guerra

Daily Zohar 1894

Holy Zohar text. Daily Zohar -1894

Traducción al Español:  Daniel Schulman

24. Mientras hablaba, la Santa Luminaria se acercó a él, AL FIEL PASTOR y dijo: Fiel Pastor, un día fui con los amigos a una posada. Había un niño que se levantó y por sí mismo preparó para nosotros una lámpara y una mesa, como si tuviera veinte años. Sin embargo, tenía aproximadamente cinco años de edad. Puso la mesa con diferentes platos y bebidas y dijo: Los sabios han decretado que el dueño de casa parte el pan y el invitado hace la bendición. Sin embargo, “Joven soy yo, mas vosotros sois ancianos; por eso me arredré y temía exponeros mi opinión ” (Iiov/Job 32: 6), hasta que obtenga permiso de ustedes. Ellos le dijeron: Habla hijo mío, ángel de Hashem.
25. Él nos dijo: ‘¿Desean exquisiteces sin luchar por ellas, o comida por medio de la guerra? Así es como los sabios de la Mishná decretaron que la hora de la comida es un tiempo de guerra. Si uno desea luchar por ella, que nadie coma. Quien ha ganado la batalla comerá primero y distribuirá al resto. Los amigos le dijeron: Aun eres pequeño, hijo mío, y todavía tienes que aprender cómo los hombres poderosos hacen la guerra con una espada, agitando la espada, con una lanza, con un arco y flechas, con una honda y piedras.

 

Traducción al Hebreo:

24. בֵּין כָּךְ הֲרֵי בָּא אֵלָיו הַמְּנוֹרָה הַקְּדוֹשָׁה וְאָמַר, רוֹעֶה הַנֶּאֱמָן, יוֹם אֶחָד הָלַכְתִּי אֲנִי וְהַחֲבֵרִים לְאַכְסַנְיָה אַחַת, וְהָיָה שָׁם תִּינוֹק אֶחָד, קָם וְהִתְקִין לָנוּ מְנוֹרָה וְשֻׁלְחָן, הוּא מֵעַצְמוֹ כְּאִלּוּ הָיָה מֵעֶשְׂרִים שָׁנָה, וְלֹא הָיָה אֶלָּא מִבֶּן חָמֵשׁ שָׁנִים, וְהִתְקִין שֻׁלְחָן מִכָּל מִינֵי מַאֲכָל וּמִשְׁתֶּה. אָמַר, הֲרֵי פֵּרְשׁוּהָ רַבּוֹתֵינוּ שֶׁבַּעַל הַבַּיִת בּוֹצֵעַ וְאוֹרֵחַ מְבָרֵךְ, אֲבָל (איוב לב) צָעִיר אֲנִי לְיָמִים וְאַתֶּם יְשִׁישִׁים עַל כֵּן זָחַלְתִּי וָאִירָא מֵחַוֹּת דֵּעִי אֶתְכֶם, עַד שֶׁאֶטֹּל רְשׁוּת מִכֶּם. אָמַרְתִּי לוֹ, אֱמֹר בְּנִי מַלְאַךְ ה’.
25. אָמַר לָנוּ, אַתֶּם רְצִיתֶם לֶחֶם תַּפְנוּקִים בְּלִי קְרָב, אוֹ לֶחֶם עִם קְרָב. שֶׁכָּךְ פֵּרְשׁוּהָ רַבּוֹתֵינוּ שֶׁל הַמִּשְׁנָה, שְׁעַת אֲכִילָה שְׁעַת מִלְחָמָה. וְאִם רְצִיתֶם שֶׁיִּהְיֶה עָלָיו קְרָב, אֵין אֶחָד אוֹכֵל. אֶלָּא מִי שֶׁיְּנַצַּח בַּקְּרָב, הוּא אוֹכֵל וּבוֹצֵעַ לְכֻלָּם. אָמְרוּ לוֹ הַחֲבֵרִים, בְּנִי, אַתָּה קָטָן, וַעֲדַיִן לֹא יָדַעְתִּי אֵיךְ נִלְחָמִים גְּבָרִים גְּדוֹלִים בְּחֶרֶב, בְּנִעְנוּעַ הַחֶרֶב, בְּרֹמַח, בְּקֶשֶׁת, בְּחִצֵי הַקֶּשֶׁת, בְּמַקְלֵעַ וּבְאַבְנֵי מַקְלֵעַ.

 

Comentario de Zion Nefesh:

Continuación del ZD anterior

Rabí Shimón le relata a Moshé que una vez él y sus amigos fueron a una posada y un niño pequeño (Yenuka) les preparó una mesa con luz y con todo tipo de alimentos y bebidas como si fuera un adulto. El niño, que solo tenía cinco años de edad les contó que los sabios establecieron que quien prepara la comida (anfitrión) realiza la bendición de Hamotzi y el invitado realiza las últimas bendiciones, pero si éste es joven y ellos son mayores, no puede dar su opinión hasta que le otorguen en permiso.

Ellos le dieron permiso y lo vieron como un ángel de Hashem. Éste les dijo que no pueden tener un pan y una comida delicada sin una ‘guerra’ porque los sabios establecieron que el tiempo de comer es un tiempo de guerra. Nadie debería marchar a la guerra a menos que pueda ganarla, entonces puede partir el pan y dárselo a todos.

La guerra de la que hablaba ‘Yenuka’ es la lucha entre la conciencia de luz y el cuerpo. El alimento es la cosa más física que consumimos varias veces al día. Se puede alimentar el cuerpo físico que es gobernado por el Otro Lado o alimentar al cuerpo y el alma con la adecuada energía espiritual equilibrada.

La mayoría de las personas que bendicen la comida antes de comer no tienen la meditación ni la conciencia apropiada. Lo hacen ‘robóticamente’ y comen. Ellos bendicen los alimentos para poder comerlos. El justo ve el alimento como una oportunidad para realizar la conexión con la Luz que se encuentra en el alimento para realizar la corrección y elevar chispas de luz.

Hemos estudiado que la mesa de la comida es como el altar de Hashem y que debería ser tratada como tal a fin de obtener la luz necesaria. Hablar palabras de la Torá es el camino para elevar la comida y atraer la Luz.

“Rabí Shimón dice que si tres comieron en la mesa y no dijeron palabras de Torá es como si hubieran comido de una ofrenda de muerte, como dice en Ieshaiahu/Isaías 28:8: “Porque todas las mesas están llenas de vómito y suciedad, por lo que no hay lugar limpio”.

Pero si tres comieron en la mesa y compartieron el estudio de la Torá, es como si formaran parte de la mesa del Santo, como está dicho (Iejezkel/Ezequiel 41:22) “Esta es la mesa que se encuentra ante la presencia de Hashem

Muchas personas participan en comidas después de sus servicios vespertinos de Shabat. Es sumamente importante compartir el estudio de la Torá sobre la mesa, de otro modo se produce una gran pérdida de energía.

Si quien encabeza la mesa no comparte un estudio del Zohar, sugiero tener a mano un pequeño ejemplar del Zohar, tomarlo y leer/compartir con las personas de su mesa. Puede utilizar su smartphone para conectarse al Zohar Diario o a Unidad Zohar para leer y compartir el estudio.¡ No pierda la guerra!

{||}