Zohar Diario # 2474 – Balak – Cómo protegernos del mal ojo

Daily Zohar 2474

Holy Zohar text. Daily Zohar -2474

Traducción Española de Daniel Schulman

46. Ellos se acercaron y lo besaron. Rabí Iehudá gritó y dijo: Rabí Shimón, alabada es tu suerte y alabada es TU generación, ya que a causa de tu mérito, incluso los niños escolares son altas y poderosas montañas. Su madre se acercó y les dijo: Señores míos, se los ruego, no miren a mi hijo, excepto con un ojo benevolente. Ellos le dijeron: Alabada es tu suerte, mujer digna. Eres una mujer distinguida por encima de todas las demás mujeres, ya que el Santo, bendito sea Él, eligió tu suerte y levantó tu estandarte sobre todas las demás mujeres del mundo.

47. El niño dijo: No tengo miedo del mal ojo, ya que soy un hijo de un pez grande y digno; y un pez no tiene miedo del mal ojo, como está escrito: “Y que proliferen como peces en la tierra” (Bereshit/Génesis 48:16) ¿Qué es ‘proliferar’? Eso incluye también el ojo, ES DECIR QUE NINGÚN DAÑO DEBERÁ ACONTECERLES DEBIDO AL MAL OJO. Hemos aprendido que así como un pez en el mar, para quienes el mar actúa como cobertura y ningún mal ojo TIENE EFECTO SOBRE ELLOS. POR LO TANTO, seguramente ‘proliferan’. “En la tierra” significa dentro del pueblo en el que habitan en la tierra, SIGNIFICANDO QUE EL OJO MAL NO LOS DAÑARÁ, AUNQUE NO ESTÉN CUBIERTOS COMO LOS PECES. Ellos LE dijeron, Hijo, ángel de Hashem, no tenemos un mal de ojo y tampoco venimos del lado del mal de ojo. El Santo, bendito sea Él, te cubre con Sus alas.

Traducción al hebreo:

46. בָּאוּ הֵם וּנְשָׁקוּהוּ. (כְּבַתְּחִלָּה) בָּכָה רַבִּי יְהוּדָה וְאָמַר, רַבִּי שִׁמְעוֹן, אַשְׁרֵי חֶלְקְךָ! אַשְׁרֵי הַדּוֹר! שֶׁהֲרֵי בִּזְכוּתְךָ אֲפִלּוּ תִּינוֹקוֹת שֶׁל בֵּית רַבָּן הֵם סְלָעִים רָמִים תַּקִּיפִים. בָּאָה אִמּוֹ. אָמְרָה לָהֶם, רַבּוֹתַי, בְּבַקָּשָׁה מִכֶּם אַל תַּשְׁגִּיחוּ עַל בְּנִי, אֶלָּא רַק בְּעַיִן טוֹבָה. אָמְרוּ לָהּ, אַשְׁרֵי חֶלְקֵךְ אִשָּׁה כְּשֵׁרָה, אִשָּׁה בְּרוּרָה מִכָּל שְׁאָר הַנָּשִׁים, שֶׁהֲרֵי הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא בֵּרַר חֶלְקֵךְ וְהֵרִים דִּגְלֵךְ עַל כָּל שְׁאָר נְשׁוֹת הָעוֹלָם!
47. אָמַר הַתִּינוֹק, אֲנִי לֹא פוֹחֵד מֵעַיִן רָעָה, שֶׁבֶּן דָּג גָּדוֹל וְנִכְבָּד אֲנִי, וְדָג לֹא פוֹחֵד מֵעַיִן רָעָה, שֶׁכָּתוּב (בראשית מח) וְיִדְגּוּ לָרֹב בְּקֶרֶב הָאָרֶץ. מַה זֶּה לָרֹב? לִרְבּוֹת עַל הָעַיִן. וְשָׁנִינוּ, מַה דְּגֵי הַיָּם הַמַּיִם מְכַסִּים עֲלֵיהֶם וְאֵין עַיִן רָעָה וְכוּ’. לָרֹב וַדַּאי, בְּקֶרֶב הָאָרֶץ, בְּתוֹךְ בְּנֵי הָאָדָם עַל הָאָרֶץ. אָמְרוּ, בֵּן, מַלְאַךְ ה’, אֵין בָּנוּ עַיִן רָעָה, וְלֹא מִצַּד עַיִן רָעָה בָּאנוּ, וְהַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא מְכַסֶּה עָלֶיךָ בִּכְנָפָיו.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman
Continuación del ZD anterior

Rabí Shimón y Rabí Iehudá besaron al Yenuka, lo elogiaron, diciendo que a causa de él, incluso los niños en la escuela son espiritualmente elevados. La madre vino pidiéndoles que miraran a su hijo sólo con buen ojo (opuesto al mal ojo). Elogiaron a la madre por ser elegida por Hashem entre todas las mujeres para tener un hijo tan especial.
El Yenuka dijo que él no teme el mal ojo porque es hijo de un gran pez (Rav Hamnuna Saba, ver DZ anterior) y los peces no tienen miedo del mal ojo, como está escrito

Bereshit/Génesis
“El ángel que me rescató de todo mal bendiga a los muchachos y mi nombre el nombre de mis padres, Avraham e Itzjak, sea invocado en él y que proliferen como peces en la tierra”

Los sabios explican que los secretos en las palabras ‘proliferen como peces’ (la palabra para ‘pez’ se encuentra entre estas palabras) revela que los peces están cubiertos por el agua, que es el aspecto de Jasadim, desde todas las direcciones. Sus ojos tienen conexión directa con el agua que los rodea y no pueden dar ni recibir mal ojo. Aquellos que tienen Jasadim a su alrededor están protegidos del mal ojo.

Los sabios del Zohar que son como grandes ‘peces’ le respondieron a la madre y al niño diciendo que ellos no tienen mal ojo y que el Santo, bendito sea Él, cubre al niño con sus alas (la Shejiná).

Tehilim/Salmos 32:10
“Muchos dolores habrá para el inicuo, pero al que confía en Hashem la bondad le cercará”

La Torá también es considerada como agua. Cuando nos adentramos en ella y la estudiamos, estamos protegidos y purificados como si entrarámos en la Mikve.

{||}