Zohar Diario # 2287 – Jaié Sará – Ser o no ser rico

Daily Zohar 2287

Holy Zohar text. Daily Zohar -2287

Traducción Española de Daniel Schulman

41. Estos son los caminos del Santo, bendito sea Él. Si Él le da riquezas a un hombre es con el propósito de que sostenga al mundo y cumplir Sus preceptos. Si el hombre no lo hace sino que se vanagloria de su riqueza, será destruido por ella, como está escrito: “La riqueza guardada por su dueño para su desgracia” (Kohelet/Eclesiastés 5:12). Si el Santo, bendito sea Él, le da hijos, se los da para que aprendan los caminos del Santo, benditos sea Él, y para que guarden Sus preceptos. Está escrito de Avraham: “Porque Yo lo he conocido, a fin de que mande a sus hijos y a su casa después de él; que guarden el camino de Hashem, haciendo rectitud y justicia” (Bereshit/Génesis 18:19). Si no lo hace, sino que se enorgullece de ellos, es herido a través de ellos, como está escrito: “No tendrá prole ni descendencia en su pueblo” (Iiovob 18:19) De manera similar, cuando el Santo, bendito sea Él, le da la belleza buena y superna de Adam, Él se la da para que guarde Sus preceptos y los cumpla a través de Sus deseos. Si, en cambio, se enorgullece de esto, será herido por la belleza con la que fue bendecido.

Traducción al hebreo:

41. שֶׁכָּךְ דַּרְכּוֹ שֶׁל הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא – נוֹתֵן עֹשֶׁר לָאָדָם, לָמָּה? לָזוּן אֶת הָעֲנִיִּים וְלַעֲשׂוֹת מִצְווֹתָיו. אֵינוֹ עוֹשֶׂה אֶת זֶה וּמִתְגָּאֶה [וְאִם נִתְגַּלָּה בּוֹ] בָּעֹשֶׁר הַהוּא – בּוֹ יִלְקֶה, שֶׁכָּתוּב (קהלת ה) עֹשֶׁר שָׁמוּר לִבְעָלָיו לְרָעָתוֹ. נוֹתֵן לוֹ בָּנִים, לָמָּה? לְלַמֵּד אוֹתָם דֶּרֶךְ הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא וְלִשְׁמֹר מִצְווֹתָיו, כְּמוֹ שֶׁאָמוּר בְּאַבְרָהָם (בראשית יח) כִּי יְדַעְתִּיו לְמַעַן אֲשֶׁר יְצַוֶּה אֶת בָּנָיו וְאֶת כָּל בֵּיתוֹ אַחֲרָיו וְשָׁמְרוּ דֶרֶךְ ה’ לַעֲשׂוֹת צְדָקָה וגו’. הוּא לֹא עוֹשֶׂה אֶת זֶה וּמִתְגָּאֶה בָהֶם – בָּהֶם הוּא לוֹקֶה, שֶׁכָּתוּב (איוב יח) לֹא נִין לוֹ וְלֹא נֶכֶד בְּעַמּוֹ וגו’. וְכֵן כְּמוֹ זֶה, כְּשֶׁנּוֹתֵן הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא מִיפִי טוּב עֶלְיוֹן שֶׁל אָדָם הָרִאשׁוֹן לָהֶם, לָמָּה? כְּדֵי לִשְׁמֹר מִצְווֹתָיו וְלַעֲשׂוֹת רְצוֹנוֹ. לֹא עָשׂוּ כָּךְ אֶלָּא הִתְגָּאוּ בוֹ – בּוֹ לוֹקִים, בַּיֹּפִי הַזֶּה.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman
Continuación del ZD anterior

Adam recibió Luz de los niveles supernos y todo el bien del Jardín del Edén, pero después del pecado lo perdió todo.
Hashem nos da dones que se manifiestan de diferentes maneras. Algunos tienen talentos, habilidades especiales, poder para influenciar a otros y/o dinero. Todos son dados como oportunidades para hacer el bien siguiendo los caminos de la Torá.

Kohelet/Eclesiastés 5:12
“Hay un mal grave que he visto debajo del sol: la riqueza guardada por su dueño para su desgracia”.

El Zohar cita este versículo para enseñarnos que la riqueza es dada a la gente como una herramienta para probarlos sobre cómo la usarán. Deben utilizarla para mejorar y alimentar al mundo que los rodea. No deben sentirse orgullosos de poseer su riqueza porque es temporal y puede volverse en contra de ellos.
Cuanto mayor es el don, mayor es el propósito y el trabajo que se le asigna.

Mishlé/Proverbios 10:22
“Sólo la bendición de Hashem enriquece y Él no añade preocupación con ella”
.
Las bendiciones de Hashem son las que nos hacen ricos. Cuando cuidamos nuestra conexión con Hashem disfrutamos de la riqueza sin pérdida ni dolor.

Mishlé/Proverbios 23:4
“No te afanes por enriquecerte; desiste de semejante artificio tuyo”

Id. 23:5
“Si diriges la vista en aquello y ya no está, porque la riqueza ciertamente toma para sí alas, cual águila que vuela hacia el cielo”.

La riqueza puede desaparecer como un pájaro que cruza el cielo. Puede estar aquí en un momento y desaparecer en poco tiempo.

Irmiahu/Jeremías 9:22
“Así dice Hashem: ‘No se glorie el sabio en su sabiduría, ni se glorie el poderoso en su poder, ni se glorie el rico en su riqueza”.

No podemos estar orgullosos de los dones que Hashem nos ha dado. La sabiduría, la fuerza y la riqueza son todos de Él y sin cuidarlas con la Luz de la Torá nuestra sabiduría puede fallar, nuestra fuerza puede drenar y nuestra riqueza se puede perder.

Mishlé/Proverbios 30:8
“¡Aleja de mí la falsedad y la palabra mendaz; no me des ni pobreza ni riqueza; concédeme el pan que he de menester”.

El rey Salomón era muy rico y tenía de la Luz de Adam. Aprendió que es mejor ser feliz con lo que uno tiene antes que ir tras la ilusión de la existencia material.
Hashem nos da lo que necesitamos para nuestro proceso de corrección personal. El objetivo es corregirnos, no estar más allá de eso, sino la versión mejor y más pura del yo.

Id. 22:4
“La consecuencia de la humildad es el temor de Hashem y ésta da la riqueza, el honor y la vida”
Con la Luz en nosotros podemos tener todo lo que necesitamos.

Id. 30:9
“No sea que me sacie (del bien) y reniegue de Ti y diga: ´¿Quién es Hashem?’ o no sea que empobrezca y hurte y use profanamente el nombre de mi Elokim”.

El riesgo que viene con la riqueza y sentir auto-importancia y grandeza. Hace que una persona se sienta invencible y olvide que todo es de Hashem.

{||}