Zohar Diario # 2480 – Balak – La luz del padre

Daily Zohar 2480

Holy Zohar text. Daily Zohar -2480

Traducción Española de Daniel Schulman

58. Tomó la copa para bendición y dijo la bendición. Sus manos no podían sostener la taza y temblaban Cuando llegó a ‘por la tierra y su sustento alimenticio’, dijo, “Alzaré la copa de salvación e invocaré el nombre de Hashem” (Tehilim/Salmos 116:13) .El colocó la copa en su lugar, se ubicó a la derecha y continuó las bendiciones. Al final, dijo: Sea Tu voluntad que uno de éstos, ES DECIR RABÍ ITZJAK, extraiga vida del Árbol de la Vida, del cual depende toda vida. El Santo, bendito sea Él, debe ser su fianza él y debe encontrar un garante abajo, ES DECIR RABÍ SHIMÓN, quien acepta ser garante junto con el Rey Santo, como está escrito que Rabí Itzjak estaba cerca de la muerte. Sin embargo, Rabí Shimón se aferró a él y fue su seguro y él permaneció entre los vivos.

59. Cuando terminó de dar su gracia, cerró los ojos por un momento y los abrió después. Él dijo: Amigos, ustedes tienen un mensaje de la paz del buen Señor, a quien pertenece el universo entero. Ellos se maravillaron y lloraron, y lo bendijeron. Durmieron durante esa noche. Por la mañana, se levantaron temprano y partieron. Cuando llegaron donde Rabí Shimón, le relataron el episodio. Rabí Shimón se asombró y dijo: Él es hijo de una roca fuerte y es merecedor de ella, incluso más de lo que una persona podría imaginar. Él es el hijo del Rav Hamnuna Saba (el anciano). Rabí Eleazar estaba temblando. Dijo: ‘Me corresponde ir a ver esta vela que está encendida’. Rabí Shimón dijo: Este no levantará en nombre en este mundo, ES DECIR, NO VIVIRÁ MUCHO, ya que él tiene algo sobrenatural. La iluminación del aceite de su padre brilla sobre él y este secreto no debe difundirse entre los amigos.

Traducción al hebreo:

58. לָקַח כּוֹס בְּרָכָה וּבֵרַךְ, וְיָדָיו לֹא יָכְלוּ לִסְבֹּל אֶת הַכּוֹס וְרָעֲדוּ. כְּשֶׁהִגִּיעַ לְעַל הָאָרֶץ וְעַל הַמָּזוֹן, אָמַר, (תהלים קטז) כּוֹס יְשׁוּעוֹת אֶשָּׂא וּבְשֵׁם ה’ אֶקְרָא. עָמַד הַכּוֹס עַל תִּקּוּנוֹ, וְהִתְיַשֵּׁב בִּימִינוֹ וּבֵרַךְ. בַּסּוֹף אָמַר: יְהִי רָצוֹן שֶׁלְּאֶחָד מֵאֵלֶּה יִמָּשְׁכוּ לוֹ חַיִּים מִתּוֹךְ (הַמֶּלֶךְ) עֵץ הַחַיִּים, שֶׁכָּל הַחַיִּים תְּלוּיִים בּוֹ. וְהַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא יֶעֱרַב לוֹ, וְיִמְצָא עָרֵב לְמַטָּה שֶׁיַּסְכִּים בְּעַרְבוּתוֹ אֵצֶל הַמֶּלֶךְ הַקָּדוֹשׁ.
59. כֵּיוָן שֶׁבֵּרַךְ, סָתַם עֵינָיו רֶגַע אֶחָד, וְאַחַר כָּךְ פָּתַח אוֹתָם. אָמַר, חֲבֵרִים, שָׁלוֹם לָכֶם מֵרִבּוֹן הַטּוֹב שֶׁכָּל הָעוֹלָם שֶׁלּוֹ הוּא. תָּמְהוּ וּבָכוּ, וּבֵרְכוּהוּ. לָנוּ אוֹתוֹ לַיְלָה. בַּבֹּקֶר הִשְׁכִּימוּ וְהָלְכוּ. כְּשֶׁהִגִּיעוּ לְרַבִּי שִׁמְעוֹן סִפְּרוּ לוֹ אוֹתוֹ הַמַּעֲשֶׂה. תָּמַהּ רַבִּי שִׁמְעוֹן, אָמַר, בֶּן סֶלַע תַּקִּיף הוּא וְרָאוּי הוּא לְכָךְ, וְיוֹתֵר מִמַּה שֶּׁלֹּא חָשׁוּב בֶּן אָדָם, בְּנוֹ שֶׁל רַב הַמְנוּנָא סָבָא הוּא. הִזְדַּעֲזַע רַבִּי אֶלְעָזָר וְאָמַר, עָלַי לָלֶכֶת לִרְאוֹת אוֹתוֹ נֵר דּוֹלֵק. אָמַר רַבִּי שִׁמְעוֹן, זֶה לֹא עוֹלֶה בַשֵּׁם בָּעוֹלָם, שֶׁהֲרֵי דָּבָר עֶלְיוֹן יֵשׁ בּוֹ. וְסוֹד הוּא, שֶׁהֲרֵי אוֹר הַשֶּׁמֶן (הַהַמְשָׁכָה) שֶׁל אָבִיו מֵאִיר עָלָיו, וְסוֹד זֶה לֹא מִתְפַּשֵּׁט בֵּין הַחֲבֵרִים.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman
Continuación del ZD anterior

El Yenuká que fue visitado por Rabí Itzjak y Rabí Iehudá levantó una copa de vino y comenzó las bendiciones sobre los alimentos. Sus manos temblaron porque una nueva energía espiritual afectó su cuerpo. En ese momento podía ver el futuro. Después de terminar las bendiciones sobre la comida bendijo a Rabí Itzjak para que obtenga vida del Árbol de la Vida y que alguien sea garante para él.

Como aprendimos en la porción Vaiejí del Zohar, Rabí Shimón salvó a Rabí Itzjak del ángel de la muerte. Ellos dejaron el mundo juntos porque Rabí Shimón garantizó llevar a Rabí Itzjak con él cuando llegara el momento de abandonar el mundo.

Los Rabís lloraron por el momento especial que los conectó a Jojmá y se fueron a dormir. Por la mañana salieron temprano, llegaron donde Rabí Shimón y le relataron la historia.

Rabí Shimón les reveló que el niño era el hijo del Rav Hamnuna Saba y que las revelaciones del Ienuká provienen de la luz de su padre que lo sostiene con su luz santa.

Incluso después de su muerte, la luz del Rav Hamnuna Saba seguía afectando a su hijo.

{||}