Zohar Diario # 2577 – Jaié Sará – ¿Está conectado o separado?

Daily Zohar 2577

Holy Zohar text. Daily Zohar -2577

Traducción Española de Daniel Schulman

46. Rabí Iehudá dijo que este es el amor que el alma tiene por el cuerpo. Cuando el cuerpo muere, como cuando “Y fue la vida de Sará…” está escrito: “Y levantóse Avraham de delante de su muerto” (Bereshit/Génesis 23:3). Rav Iehudá dijo que según el Rav, está escrito en el versículo anterior: “Y murió Sará en Kiryat Arba, que es Hevron, en la tierra de Cna’an” (Id. 2).

47. Rabí Itzjak se refirió a Rabí Iojanán afirmando que el Santo, bendito sea Él, creó a Adam y luego insertó en él cuatro cosas que están divididas en el cuerpo. Rabí Iehudá dijo: “Eso está conectado con el cuerpo”, mientras que Rabí Itzjak dijo: “Eso está dividido en el cuerpo. Cada uno está separado de su elemento cuando el hombre abandona este mundo”. Rabí Iehudá dijo:” Están conectados con el cuerpo durante su vida, como está escrito: “Y murió Sará”, lo cual se refiere al cuerpo. “En Kiryat Arba”. Estos son los cuatro elementos. Las palabras: “que es Hevrón” significan que estaban conectadas en el cuerpo durante la vida de una persona (Hevron se deriva de la palabra ‘jivur’, conectado). “En la tierra de Cna’an” significa en este mundo, el mundo en el cual el hombre habita por un corto período de tiempo.

Traducción al hebreo:

46. רַבִּי יְהוּדָה אָמַר, זוֹ אַהֲבָה שֶׁאוֹהֶבֶת הַנְּשָׁמָה לַגּוּף. שֶׁכֵּיוָן שֶׁנִּשְׁלָם קִצּוֹ שֶׁל גּוּף, אוֹתָם הַיָּמִים שֶׁנִּגְזְרוּ עָלָיו, כְּמוֹ שֶׁנֶּאֱמַר וַיִּהְיוּ חַיֵּי שָׂרָה, מַה כָּתוּב? וַיָּקָם אַבְרָהָם מֵעַל פְּנֵי מֵתוֹ וגו’. אָמַר רַב יְהוּדָה אָמַר רַב, מַה כָּתוּב בַּפָּסוּק קֹדֶם זֶה? שֶׁכָּתוּב וַתָּמָת שָׂרָה בְּקִרְיַת אַרְבַּע הִיא חֶבְרוֹן בְּאֶרֶץ כְּנָעַן.
47. רַבִּי יִצְחָק אָמַר רַבִּי יוֹחָנָן, בָּרָא הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא אֶת הָאָדָם וְהִכְנִיס בּוֹ אַרְבָּעָה דְבָרִים הַנֶּחֱלָקִים בַּגּוּף. אָמַר רַבִּי יְהוּדָה, הַמְחֻבָּרִים בַּגּוּף. רַבִּי יִצְחָק אָמַר הַנֶּחֱלָקִים בַּגּוּף, שֶׁהֵם חוֹלְקִים לְהִתְפָּרֵשׁ כָּל אֶחָד לִיסוֹדוֹ כְּשֶׁיּוֹצֵא הָאָדָם מִן הָעוֹלָם הַזֶּה. רַבִּי יְהוּדָה אָמַר, הַמְחֻבָּרִים בַּגּוּף בְּחַיָּיו, מַשְׁמָע מֵהַפָּסוּק שֶׁכָּתוּב וַתָּמָת שָׂרָה – זֶה הַגּוּף. בְּקִרְיַת אַרְבַּע – אֵלּוּ אַרְבָּעָה הַיְסוֹדוֹת. הִיא חֶבְרוֹן – שֶׁהָיוּ מְחֻבָּרִים בְּגוּפוֹ בְּחַיָּיו. בְּאֶרֶץ כְּנָעַן – בָּעוֹלָם הַזֶּה הַבּוֹחֵר אָדָם בִּזְמַן מוּעָט.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman
Continúa del ZD anterior

# 46
Bereshit/Génesis 23:1
“Y fue la vida de Sará vivió ciento veintisiete años; (tantos fueron) los años de la vida de Sará”.

Rabí Iehudá dice que ‘Y fue la vida de Sará…’ es el recuento de años decretados para que el cuerpo viva en este mundo.

Id. 23:3
“Y levantóse Avraham de delante de su muerto y habló a los hijos de Het, diciendo:”

‘Y levantóse Avraham de delante de su muerto’ está relacionado con el cuerpo. En el versículo anterior, Bereshit/Génesis 23:2 leemos:

“Y murió Sará en Kiryat Arba, que es Hevrón, en la tierra de Cna’an; y vino Avraham a hacer el duelo por Sará y a llorarla”.

# 47
Rabí Itzjak cita a Rabí Iojanan, ‘El Santo, bendito sea Él, creó al hombre y le puso cuatro elementos separados’. Rabí Iehudá dice ‘conectados en el cuerpo’ y Rabí Itzjak dice ‘separados en el cuerpo’ y regresan a su estado original cuando el alma abandona el cuerpo.

Rabí Iehudá se explica diciendo; ‘Y murió Sará’ es el aspecto del cuerpo’, en Kiryat-Arba’ (ciudad de cuatro), son los cuatro elementos y ‘es Hevrón’ implica ‘conectado’ al cuerpo durante su vida.
La palabra Hevrón’ viene de la raíz ‘jever’, que significa ‘conexión’. ‘En la tierra de Cna’an’ significa ‘conectado’ en este mundo que el alma viene a conectar por un corto tiempo.

Los cuatro elementos son Fuego, Aire, Agua y Tierra que Hashem usó para crear el cuerpo de Adam. Según Rabí Itzjak, los elementos vuelven a su origen cuando el alma abandona el cuerpo. Rabí Iehudá dice que ‘conectado’ significa que su propósito es apoyar al alma en su trabajo en este mundo.

Los cuatro elementos se expresan en todos los aspectos de nuestras vidas. El zodíaco se divide en los cuatro tipos, mientras que cada uno de nosotros tiene un elemento dominado que se relaciona con su trabajo espiritual en este mundo.

Los planetas de nuestro sistema solar también están hechos de los cuatro elementos. El Sol es un planeta de fuego; Urano y Neptuno son agua; Júpiter y Saturno son gas; Mercurio, Venus y Marte son planetas terrestres.
Nuestra Tierra tiene los cuatro elementos cuando consideramos el núcleo como fuego.

Ambos Rabís tienen razón y seguimos a Rabí Iehudá, quien nos enseña a utilizar el cuerpo con el propósito de mejorar el estado del alma porque el tiempo para vivir en este mundo es muy corto.

{||}