Zohar Diario # 2939 – Beshalaj – ¿Esperará a que un pez lo trague?

Daily Zohar 2939

Holy Zohar text. Daily Zohar -2939

Traducción Española de Daniel Schulman

83. Pero este pasaje debería haber dicho, ‘Y Hashem tenía prevenido a Ioná para el pez’, porque él era la porción que HASHEM envió AL PEZ. Y ÉL RESPONDE: Ciertamente, este pez era una porción para Ioná, para guardarlo de todos los otros peces del mar, y que estaría oculto en éste. Tan pronto como HASHEM lo introdujo en el pez, Ioná vio en su vientre la anchura de sus entrañas, que era como una gran cámara y que los dos ojos del pez brillaban como el sol. Había una piedra preciosa en sus entrañas que le fue mostrada y él vio todo lo que existía en el mar y en sus profundidades.

84. Y se puede cuestionar el significado de: “¡De en medio de mi aflicción (también: ‘estrechez’) clamo a Hashem” (Ioná/Jonás 2:3). A PARTIR DE ESTO no parece que tuviera mucho espacio. ÉL RESPONDE: Más bien, después de que este pez le mostró todo lo que hay en el mar y en las profundidades, éste murió. Porque no pudo tolerarlo durante tres días. Entonces se volvió “estrecho” para Ioná.

85. Rabí Eleazar dijo: Cuando Ioná vio toda esa amplitud, se regocijó. El Santo, bendito sea Él, dijo: ‘¿Y qué necesitas más?, es por esto que te traje aquí’ ¿Qué fue lo que hizo EL SANTO, BENDITO SEA ÉL? Mató a ese pez, el cual murió. Todos los otros peces rodearon al pez; algunos de un lado y otros del otro lado. Entonces Ioná se vio en angustia. Inmediatamente, “Ioná oró a Hashem”.

Traducción al hebreo:

83. אֲבָל פָּסוּק זֶה כָּךְ צָרִיךְ לִהְיוֹת: וַיְמַן ה’ אֶת יוֹנָה לַדָּג, שֶׁהוּא מָנָה, הוּא שָׁלַח אוֹתוֹ. אֶלָּא וַדַּאי אוֹתוֹ דָג הָיָה מָנָה לְיוֹנָה לִשְׁמֹר אוֹתוֹ מִשְּׁאָר דְּגֵי הַיָּם וְיִהְיֶה גָנוּז בְּתוֹכוֹ. וְכֵיוָן שֶׁהִכְנִיסוֹ לְתוֹכוֹ, רָאָה יוֹנָה בְּמֵעָיו רֹחַב שֶׁל מְקוֹם הַיָּם (רֹחַב שֶׁל מְקוֹם מֵעָיו) כְּמוֹ הֵיכָל גָּדוֹל, וּשְׁנֵי עֵינֵי אוֹתוֹ דָג שֶׁמְּאִירִים כַּשֶּׁמֶשׁ, וְאֶבֶן טוֹבָה הָיְתָה בְּמֵעָיו שֶׁמְּאִירָה לוֹ, וְהָיָה רוֹאֶה כָּל מַה שֶּׁבַּיָּם וּבִתְהוֹמָיו.
84. וְאִם תֹּאמַר, אִם כָּךְ, מַה שֶּׁכָּתוּב קָרָאתִי מִצָּרָה לִי, הֲרֵי לֹא נִרְאֶה שֶׁכָּל הָרְוָחָה הַזּוֹ הָיְתָה לוֹ? אֶלָּא וַדַּאי, כֵּיוָן שֶׁהֶרְאָה לוֹ אוֹתוֹ הַדָּג כָּל מַה שֶּׁבַּיָּם וּבִתְהוֹמָיו – מֵת, שֶׁלֹּא יָכֹל שְׁלֹשָׁה יָמִים לִסְבֹּל, וְאָז הָיְתָה לְיוֹנָה מְצוּקָה.
85. שֶׁאָמַר רַבִּי אֶלְעָזָר, כֵּיוָן שֶׁרָאָה יוֹנָה אֶת כָּל אוֹתָהּ רְוָחָה, הָיָה שָׂמֵחַ. אָמַר הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא, וּמַה תִּרְצֶה יוֹתֵר? וְכִי לָזֶה הִכְנַסְתִּי אוֹתְךָ כָּאן?. מֶה עָשָׂה? הָרַג אֶת אוֹתוֹ דָג וּמֵת, וְכָל שְׁאָר דְּגֵי הַיָּם הָיוּ סְבִיב אוֹתוֹ דָג. זֶה נוֹשֵׁךְ אוֹתוֹ מִצַּד זֶה, וְזֶה נוֹשֵׁךְ אוֹתוֹ מִצַּד זֶה, וְאָז רָאָה יוֹנָה אֶת עַצְמוֹ בְּצָרָה. מִיָּד – וַיִּתְפַּלֵּל יוֹנָה אֶל ה’.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman
# 83
Ioná/Jonás 2:1
Hashem empero tenía prevenido un gran pez para que se tragara a Ioná; y estuvo Ioná en las entrañas del pez tres días y tres noches”.

El Zohar explica que un gran pez vino a salvar a Ioná de los otros peces en el mar. Dentro del pez, Ioná se vio en un gran salón. A través de los ojos del pez podía ver claramente, como a través de lentes brillantes, todo en el mar y en las profundidades.

# 84
Ioná/Jonás 2:3
“¡De en medio de mi aflicción clamo a Hashem y Él me responde!¡Desde el vientre del Sheol imploro auxilio y Tú oyes mi voz!”

Si Ioná tenía un gran espacio con una gran vista del mar, entonces ¿por qué dice: “De en medio de mi aflicción clamo a Hashem”?. El Zohar explica que los peces murieron y en tres días se hizo más estrecho e insoportable para que Ioná permaneciera dentro del pez.

# 85
Rabí Elezar dijo que Ioná estaba feliz al principio y que el Santo, bendito sea Él, vio que Ioná no había recibido el ‘mensaje’, por lo cual tomó la vida de los peces. Cuando Ioná vio que los peces que estaban afuera empezaron a morder a los peces muertos por todos lados, se tensionó y oró a Hashem.

Lección:
Ioná huyó de la misión que Hashem le había asignado. Aunque sabía que Hashem lo estaba observando y que todo lo que le sucedía era por una razón, decidió tomar el camino fácil hasta que sintió que las ‘paredes’ se estrechaban sobre él.

No podemos huir del Tikún, nuestro proceso de corrección del Alma. Recibimos directivas a seguir. Si no las seguimos, recibimos advertencias a través de pequeños desafíos en el camino de la vida.

Si no retrocedemos en el camino de la corrección, gradualmente los desafíos se vuelven más difíciles hasta el punto de sentirnos indefensos y orar a Hashem para que nos salve.

Darse cuenta de que Hashem es el único que podría ayudarnos es el punto de inflexión que nos llevará a la Luz y completará nuestro proceso de corrección.

La mayoría de las personas no regresan a Hashem y al camino espiritual a menos que experimenten un trauma de una gran carencia en sus vidas.

Algunas conservan la fe porque pueden recibir grandes dones y desean tener la protección de Hashem para no perderlos. Cuando seguimos la Torá, estamos en el camino de la Luz y todo lo que nos suceda nos llevará a una purificación del alma y a una vida más fácil. El último estado de corrección es hacer todo a partir del amor a Hashem, como la Luz que guía en nuestras vidas.

{||}