Zohar Diario # 3266 – Itró – El ‘testimonio’ de David

Daily Zohar 3266

Holy Zohar text. Daily Zohar -3266

Traducción Española de Daniel Schulman

100. En la descendencia de David, los colores se invierten. Es por esto que Shmuel se equivocó, como está escrito: “No mires a su parecer” (Shmuel Alef/Samuel I 16:7), ya que el Otro Lado estaba en Eliav, lo cual no era así en David, porque las características de David estaban cubiertas, porque las formas del Otro Lado estaban incluidas en sus propias características. Y es la forma del Otro Lado lo que se ve en primer lugar, pasando ante los ojos temporalmente y aterrando al corazón, y sin embargo después: “de varonil hermosura y Hashem está con él” (Id. 18). Esto brinda testimonio acerca de él.

101. La imagen del hombre incluye todas las formas, y todas las formas incluyen la suya. Tal hombre no es temeroso en espíritu, en tiempos de ira es calmo, sus palabras son calmantes y se aplaca rápidamente.

102. En la descendencia de David – donde la imagen DEL OTRO LADO es vista primero y pasa brevemente ante sus ojos, COMO SE DISCUTIÓ PREVIAMENTE –él autocontrola su ira y se aplaca rápidamente. Sin embargo, debe guardar un odio serpentino al final. Porque ese Lado es lo que provocó ESTO, rodeándose a sí mismo en todos los lados HASTA QUE TOMA SU REVANCHA, pero el fruto que está encerrado en su caparazón y el corazón se vuelven justos. Esto es cierto para los justos, pero en las personas malvadas la forma original del mal no se mantuvo alejada de ellos, estando totalmente unida a ellos.

Traducción al hebreo:

חסר כאן תרגום

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman

# 100
Hashem envió al Profeta Shmuel a ungir al hijo de Ishai para que fuera rey, pero sin decirle cuál de los siete hijos de Ishai era el rey elegido. Shmuel vino y vio a Eliav, el primogénito de Ishai, que era alto y guapo. El profeta asumió que Eliav era el indicado, pero Hashem le dijo que no siguiera lo que veía.

Shmuel Alef/Samuel I
“Más Hashem dijo a Shmuel: ‘No mires a su parecer, ni a lo elevado de su estatura, pues le he rechazado, porque no lo que mira el hombre es lo importante; porque el hombre mira a los ojos, más Hashem mira al corazón”.

El Zohar nos dice que cuando se trata de personas de la simiente de David, las imágenes y los colores en el rostro son diferentes. David era el más joven y el séptimo de los siete hijos de Ishai. Se convirtió en rey y en el aspecto de Maljut, que es la séptima Sefirá. Maljut está bajo el control del Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal y, como tal, las formas en el rostro podrían provenir temporalmente del Otro Lado antes de mostrar el lado bueno.

Id. 16:12
“Envió, pues, y le hizo venir. Y era rubio, de hermosos ojos y de gallardo aspecto. Dijo entonces Hashem: ‘¡Levántate, úngele; que éste es'”

Entonces Shmuel vio el rostro ‘verdadero’ de David con el ‘Edut’, ‘Testimonio’, y lo ungió como el nuevo rey de Israel.

# 101
Un rostro con la forma de ‘Adam’, ‘Humano’, que incluye todas las demás formas, es de una persona que siempre está tranquila, no tiene miedo, incluso si está enojado, expresa sus palabras en paz e inmediatamente se apacigua y perdona.

# 102
Una persona justa de la semilla de David que muestra temporalmente la forma del Otro Lado, su ira desaparece rápidamente, pero un malvado de la misma línea desarrollaría un fuerte odio hasta que toma venganza.

Lección:
El aspecto físico de una persona en Maljut no puede decir toda la verdad sobre la esencia de una persona. Muchos pueden parecer similares, pero su alma siempre es diferente.

El corazón y el alma representan la Luz de una persona y eso influye en la lectura de sus rostros. El alma está conectada al cuerpo en la sangre y le da la fuerza vital que necesita para operar en este mundo.

La muerte llega cuando la circulación sanguínea se detiene y el alma abandona el cuerpo.

La Torá prohíbe comer al animal con su sangre. Los animales kosher no son depredadores. Son herbívoros y en su mayoría domesticados.

Deben pasar por un proceso de faena adecuado con bendiciones para liberar el alma. La carne animal se vuelve disponible para que la consumamos con bendiciones y elevemos las chispas de Luz que fueron parte de ese animal.

Las leyes de la Torá sobre comer kosher nos protegen de tomar un camino que cambiaría nuestra alma negativamente.

Algunas personas beben sangre de animales, especialmente de un tipo de depredador fuerte para obtener la energía que existe dentro de esa sangre. La imagen del animal que consumieron se mostrará en su rostro.

{||}