Significa ‘Reino’. Es la décima Sefirá del Árbol de la Vida. Su carácter es femenino y constituye la “vasija” última creada para recibir y contener la Luz de Hashem. Se la identifica con el Shabat y su “Carroza” es el Rey David.

Esta Sefirá  representa a nuestro mundo, un mundo sin Luz propia.

La Luz puede ser recibida en un proceso puro de ‘ganancia’.

Un aspecto de la mujer con deseo por la Luz.

Artículos relacionados:

Zohar Diario # 3397 – Balak – Boca santa

Zohar Diario # 3008 – Tazría – ¿Quién puede ascender al monte de Hashem?

Zohar Diario # 1752 – Tetzavé – Letras y palabras de energía

Zohar Diario # 3399 – Balak – Tres puertas de  justicia

Zohar Diario # 2533 – Ki Tetzé – Por favor, Moshé, toma esa piedra