Zohar Diario # 3299 – Vaiakel – Bendito sea Su Santo Nombre

Daily Zohar 3299

Holy Zohar text. Daily Zohar -3299

Traducción Española de Daniel Schulman

97. Cuando el rey David miró esos castigos que esperaban al hombre, se apresuró a decir: “Bendice, oh alma mía, a Hashem” (Tehilim/Salmos 104:35), antes de salir de este mundo, mientras uno está con el cuerpo. “Y todo mi ser bendiga Su Santo nombre” (Id. 103:1) (Id.), los miembros del cuerpo que son compañeros del Rúaj. Ahora que estás con EL NEFESH, date prisa para bendecir el Santo Nombre, antes de que llegue el momento en que ya no podrás bendecir ni arrepentirte. Por lo tanto, repitió “Bendice oh alma mía, a Hashem, ¡Aleluya” (Id.). Los amigos vinieron y le besaron la cabeza.

98. Rabí Jiá abrió la discusión con el texto “Tomad de entre vosotros una ofrenda para Hashem” (Shemot/Éxodo 35: 5). Ven y mira, cuando el Santo, bendito sea Él, creó el mundo, lo hizo únicamente para que Israel viniera y recibiera la Torá. Por la Torá el mundo fue creado y sobre la Torá persevera. Este es el significado de “Si no ha de subsistir Mi pacto con el día y con la noche; y si Yo no he establecido las leyes de los cielos y de la tierra” (Irmiahu/Jeremías 33:25). La Torá es la extensión de la vida en este mundo y la extensión de la vida en el Mundo que Viene.

Traducción al hebreo:

97. וּכְשֶׁהִתְבּוֹנֵן דָּוִד הַמֶּלֶךְ בְּדִינֵי הָאָדָם הַלָּלוּ, הִקְדִּים וְאָמַר, (תהלים קד) בָּרְכִי נַפְשִׁי אֶת ה’, בְּטֶרֶם תֵּצֵא מִן הָעוֹלָם, בְּעוֹד שֶׁאַתְּ נִמְצֵאת עִם הַגּוּף. וְכָל קְרָבַי אֶת שֵׁם קָדְשׁוֹ – הֵם אֶבְרֵי הַגּוּף שֶׁמִּשְׁתַּתְּפִים כְּאֶחָד עִם הָרוּחַ. עַכְשָׁו כְּשֶׁתִּמָּצְאוּ עִמָּהּ, הַקְדִּימוּ לְבָרֵךְ אֶת הַשֵּׁם הַקָּדוֹשׁ טֶרֶם שֶׁיָּבֹא זְמַן שֶׁלֹּא תוּכְלוּ לְבָרֵךְ וְלַחֲזֹר בִּתְשׁוּבָה. וְעַל זֶה אָמַר בָּרְכִי נַפְשִׁי אֶת ה’ הַלְלוּיָהּ. בָּאוּ אוֹתָם הַחֲבֵרִים וְנָשְׁקוּ אֶת רֹאשׁוֹ.
98. רַבִּי חִיָּיא פָּתַח וְאָמַר, קְחוּ מֵאִתְּכֶם תְּרוּמָה לַה’. בֹּא וּרְאֵה, כְּשֶׁבָּרָא הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא אֶת הָעוֹלָם, לֹא בְרָאוֹ אֶלָּא כְּדֵי שֶׁיָּבֹאוּ יִשְׂרָאֵל וִיקַבְּלוּ אֶת הַתּוֹרָה. בַּתּוֹרָה נִבְרָא הָעוֹלָם, וְעַל הַתּוֹרָה הוּא עוֹמֵד. זֶהוּ שֶׁכָּתוּב (ירמיה לג) אִם לֹא בְרִיתִי יוֹמָם וָלַיְלָה חֻקּוֹת שָׁמַיִם וָאָרֶץ לֹא שָׂמְתִּי. הַתּוֹרָה הִיא אֹרֶךְ חַיִּים בָּעוֹלָם הַזֶּה, וְאֹרֶךְ הַחַיִּים בָּעוֹלָם הַבָּא.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman

# 97
Tehilim/Salmos 104:1
“¡Bendice, alma mía, a Hashem! Hashem, Elokim mío, Tú eres muy ensalzado: Te has vestidod de gloria y esplendor.”

Id. 103:1
“Bendice, alma mía, a Hashem; y todo mi ser (bendiga) Su santo Nombre”

El Rey David le dice a su alma y a todas las partes de su cuerpo que bendigan a Hashem antes de que el alma se separe del cuerpo. Cuando el alma deja el cuerpo, no hay más oportunidades para bendecir a Hashem y realizar correcciones.

# 98
Shemot/Éxodo 35:5
“Tomad de entre vosotros una ofrenda para Hashem; todo aquel que es de corazón liberal, traerá la ofrenda para Hashem; a saber, oro y plata y cobre”

Rabí Jiá cita este versículo y explica que cuando Hashem creó el mundo, fue para los Israelitas que vendrían y recibirían la Torá.

Irmiahu/Jeremías 33:25
Si no ha de subsistir Mi pacto con el día y con la noche; y si Yo no he establecido las leyes de los cielos y de la tierra”

La Torá otorga larga vida en este mundo y en el próximo.

# 99
Aquellos que se esfuerzan por estudiar Torá en este mundo, es como si estudiaran en el Palacio Superno del Santo, bendito sea Él, que los escucha. Estas personas se salvan de tres juicios; uno es un Juicio de este mundo, el segundo es del Juicio del Ángel de la Muerte y del Juicio del Guehinom.

Lección:
El Rey David nos enseña a seguir a Hashem con nuestra alma y nuestras acciones para que podamos purificar nuestro cuerpo y sintonizarlo con la Luz.

Rabí Jiá continúa en el mismo camino y nos dice que compartamos nuestra energía y demos desde nuestros corazones. Luego el Zohar nos dice que estudiemos Torá para que el Santo nos escuche y nos proteja de los juicios de este mundo.

La Torá son las palabras de Hashem y cuando la estudiamos revelamos y activamos la Luz que crearon las palabras sagradas de la Torá. Como la Torá es vida, los estudios protegen nuestras vidas.

{||}