Zohar Diario # 2485 – Balak – ¿Está preparado para la batalla diaria?

Daily Zohar 2485

Holy Zohar text. Daily Zohar -2485

Traducción Española de Daniel Schulman

68. EL NIÑO dijo, Santos sabios, ¿desean platos delicados sin batalla o una mesa de utensilios de guerra y platos de guerra, o desean alabar al rey en batalla completa, ya que la mesa no se levanta sin batalla. Rabí Eleazar dijo: Amado, amable y santo hijo, así es como queremos; Nos esforzamos con todos estos equipos de batalla. Sabemos cómo combatir con espada, con arco, con lanza, con piedras de honda. Y tú eres un niño. No has visto todavía cómo luchan los poderosos hombres del mundo.

69. El niño se alegró y dijo: Ciertamente no he observado COMO LOS PODEROSOS DEL MUNDO LIBRAN BATALLA. Sin embargo, está escrito: “No se alabe el que se ciñe (las armas), como el que se las desciñe” (Melajim Alef/Reyes I 20:11). PRIMERO ESCUCHEN ALGO Y LUEGO PUEDEN CONGRATULARSE A SÍ MISMOS. Prepararon la mesa con pan y todo lo necesario. Rabí Eleazar dijo: “Cuánto alegría hay en mi corazón con este niño y cuántas nuevas ideas serán comentadas en esta mesa. Por lo tanto, sé que las campanas que están repicando el aplauso del Espíritu Santo se están moviendo DENTRO DE ESTE NIÑO.

Traducción al hebreo:

68. אָמַר, חֲכָמִים קְדוֹשִׁים, תִּרְצוּ לֶחֶם תַּפְנוּקִים לְלֹא קְרָב (אוֹ לֶחֶם קְרָב וְשֻׁלְחָן שֶׁל כְּלֵי קְרָב) וְשֻׁלְחָן שֶׁל כְּלֵי קְרָב, אוֹ לֶחֶם קְרָב, אוֹ תִרְצוּ לְבָרֵךְ לַמֶּלֶךְ בְּכָל כְּלֵי הַקְּרָב, שֶׁהֲרֵי הַשֻּׁלְחָן לֹא עוֹלֶה בְּלִי קְרָב? אָמַר רַבִּי אֶלְעָזָר, בֵּן אָהוּב חָבִיב קָדוֹשׁ, כָּךְ אָנוּ רוֹצִים, בְּכָל הַמִּינִים שֶׁל הַקְּרָב הָאֵלֶּה הִשְׁתַּדַּלְנוּ בָהֶם, וְיוֹדְעִים אָנוּ לַעֲרֹךְ בְּחֶרֶב וּבְקֶשֶׁת וּבְרֹמַח וּבְאַבְנֵי בְלִיסְטְרָאוֹת, וְאַתָּה תִּינוֹק עוֹד לֹא רָאִיתָ אֵיךְ עוֹרְכִים קְרָב גְּבָרִים חֲזָקִים שֶׁל הָעוֹלָם.
69. שָׂמַח אוֹתוֹ תִּינוֹק, אָמַר, וַדַּאי שֶׁלֹּא רָאִיתִי, אֲבָל כָּתוּב (מלכים-א כ) אַל יִתְהַלֵּל חוֹגֵר כִּמְפַתֵּחַ. הַתְקִינוּ שֻׁלְחָן בְּלֶחֶם וּבְכָל מַה שֶּׁצָּרִיךְ. אָמַר רַבִּי אֶלְעָזָר, כַּמָּה שִׂמְחָה יֵשׁ בְּלִבִּי בְּתִינוֹק זֶה, וְכַמָּה חִדּוּשִׁים יִתְחַדְּשׁוּ עַל שֻׁלְחָן זֶה, וְלָכֵן אָמַרְתִּי שֶׁיָּדַעְתִּי שֶׁזּוּג פַּעֲמוֹנֵי רוּחַ הַקֹּדֶשׁ הָיוּ הוֹלְכִים בָּהּ.

Comentario de Zion Nefesh:
Traducción de Daniel Schulman
Rabí Aba y Rabí Eleazar prepararon una mesa para la comida. El Yenuká les preguntó si estaban dispuestos a disfrutar de los placeres de la comida con o sin una guerra. Les dijo que la mesa no se elevaría sin una guerra.
Ellos respondieron que desean y están preparados para la guerra porque tienen experiencia en quebrar a los enemigos para que no destruyan la tierra.

¿De qué clase de guerra estaban hablando?
El cuerpo es parte del mundo de Maljut. Está completamente formado y sostenido en este mundo y bajo el control de la Serpiente. Cuando alimentamos el cuerpo, la serpiente viene a reclamar su parte antes de que el alma se beneficie de ella. Cuanto mayor es el placer que obtenemos de la comida o de cualquier otra actividad física, mayor es la presencia e influencia del Lado Negativo, gobernado por la Serpiente. Todos los placeres físicos ponen en peligro el alma y tenemos que ir a la guerra para protegerla.

Las bendiciones de la comida y el estudio del Zohar, que es el nivel más alto de estudio de la Torá durante la comida, son las herramientas de la guerra contra el Otro Lado, cuya meta es tomar la energía de nuestra alma y torcerla a su voluntad.
Con el uso de las armas espirituales garantizamos que nuestras almas se nutran adecuadamente a través de la energía de los alimentos.

La palabra para pan es ‘lejem’, que es también la raíz de la palabra ‘guerra’. El pan puede aumentar el Deseo para Sí Mismo y aumentar nuestra vasija física/cuerpo, a menos que lo ‘quememos’.

El pan se convierte en azúcar en el cuerpo para alimentar a las células del cuerpo hambriento. Si consumimos más de lo que el cuerpo necesita, se convierte en energía almacenada que en la mayoría de los casos se acumulan más allá de las necesidades del cuerpo. La Klipá se fortalece cuando tenemos alimentos ‘extra’ almacenados en el cuerpo y aumentamos el deseo de tener más y alimentarlo más. El placer físico se fortalece e influye negativamente en otros aspectos de la vida.

{||}