NUEVE DE AV – UN DÍA QUE TIENE 1952 AÑOS DE DURACIÓN

Daily Zohar

En el noveno de Av, estamos de luto por la destrucción del Santo Templo y el “Exilio” es el aspecto de nuestra distancia de la Shejiná. Durante este día no participamos en el estudio del Zohar o la Torá porque nos dan luz y placeres. En este día estudiamos lo que está relacionado con las destrucciones para sentir la falta de la gran Luz que se reveló durante los tiempos en que existió el Santo Templo.

Podemos comer hasta unos minutos antes del anochecer. Consulte myZmanim.com para conocer la hora local.

A continuación se muestra el Zohar Eijá para leer/escanear en este día.

A pesar de que nos levantamos del piso después del mediodía, no deberíamos celebrar sino que nos levantamos y elevamos esperanzas para la venida de Mashíaj hoy, para acabar con todo el dolor y los sufrimientos en el mundo. Lo haremos un día festivo solamente después de que venga Mashíaj.
Después del mediodía podremos volver a estudiar el Zohar.

Meditación sobre el agua antes del comienzo del ayuno.

El Arí también nos enseñó un ‘truco’ para equilibrar la energía del cuerpo y eliminar la sensación de sed durante el ayuno.

Antes de que comience el ayuno, bebemos una taza de agua en nueve tragos con la siguiente meditación.

Prepare una taza llena de agua. Yo utilizo una taza de 250 cm3 porque normalmente bebo mucho antes.

Gire la taza una vez en sentido antihorario, medite sobre la Derecha de la Derecha y diga “Jesed de Jesed” y luego beba un poco. Coloque la taza de nuevo sobre la mesa.

Gire la taza nuevamente en sentido antihorario hacia la Izquierda de la Derecha y diga “Guevurá de Jesed”. Coloque la taza y gírela nuevamente para el Centro de la Derecha diciendo “Tiferet de Jesed”, beba y vuelva a colocarla. Siga las secuencias en la tabla anterior y en la novena de Tiferet de Tiferet bebemos el resto del agua y comenzamos el ayuno. Esta meditación trae equilibrio al cuerpo que es principalmente agua.

Antes de la última taza de agua y meditación, por lo general bebo té caliente y me cepillo los dientes, ‘enjuago’ la lengua de cualquier sabor de comida, ya que nos puede molestar más tarde.

Que todos tengamos un ayuno fácil.