ZOHAR DIARIO # 3432 – HAAZINU – PROBANDO SUS PALABRAS

Daily Zohar 3432

Holy Zohar text. Daily Zohar -3432

Traducción al Español:  Daniel Schulman

155. Por tanto, sea cual sea la oración o súplica que un hombre pida realice ante el Santo, bendito sea Él, debe pronunciar las palabras con los labios, porque si no las pronuncia CON LOS LABIOS, su oración no es oración ni su petición es una petición real. Una vez que se pronuncian las palabras y parten el aire, se elevan y vuelan y se convierten en un sonido que es tomado por alguien, que se une a ellos en un lugar santo en la cabeza del Rey.

156. De las tres cavidades del cerebro, JOJMÁ, BINÁ Y DAAT, un reguero gotea hacia los oídos; este goteo se llama el arroyo de Kerit como en “el torrente de Kerit” (Melajim Alef/Reyes I 17: 3), es decir, el corte (Heb. ‘keritá) de las orejas. El sonido entra en ese lugar DENTRO DEL OÍDO para ser absorbido en el río de ese reguero, donde es sujetado y probado para ver si es bueno o malo. Este es el significado de “Porque el oído discierne las palabras” (IIov/Job 34:3). Esto se debe a que el sonido se ralentiza en el río de ese goteo en la curva de las orejas y no entra con rapidez. Luego es probado para ver si es bueno o malo, COMO “el paladar gusta lo que come” (Id.), Significa que es retenido en el paladar y no entra al cuerpo rápidamente, de modo que prueba y distingue entre dulce y amargo.

 

Traducción al Hebreo:

 

Comentario de Zion Nefesh:

# 155
Por eso, cada oración y cada deseo que una persona le pide al Santo, bendito sea Él, necesitaba salir de los labios. Cuando las palabras salen, rompen el aire, ascienden y se convierten en una voz que es tomada por quien las toma y las une en el lugar santo de la cabeza del Rey.

# 156
De las tres cavidades del cerebro que son Jojmá, Biná y Da’at, caen goteos en el oído y es llamado ‘flujo de Karit’, como en ‘Korá Oznaim’, que significa ‘abrir oídos’ para escuchar mejor. La voz entra en el oído y es absorbida en la corriente, y se examina si es buena o mala.

Iiov/Job 34:3
“Porque el oído discierne las palabras, así como el paladar gusta lo que come”

La voz se demora en las curvas del oído para su examinación, igual que la comida va entrando en la boca y es saboreada primero para saber si la comida es amarga o dulce.

{||}