ZOHAR DIARIO # 4125 – VAIESHEV – EL NIÑO NO APARECE




Daily Zohar 4125

Holy Zohar text. Daily Zohar -4125

Traducción al Español: Daniel Schulman

136. ‘Aunque muera EN LA CISTERNA, sus hermanos no prevalecerán contra él. Su cuerpo permanecerá intacto y lo devolveré entero a mi padre. Por lo tanto, está escrito, “para salvarlo de sus manos, para devolverlo a su padre”. ‘PODRÉ DEVOLVERLO A MI PADRE aunque él muera allí.’ Por lo tanto, dijo: “El niño no aparece” (Bereshit/Génesis 37:30), en lugar de “no está vivo”, porque ni siquiera estaba muerto.

137. Ven y mira lo que hizo Reuvén. Sabiamente se unió a ellos y dijo: “No lo matemos” (Bereshit/Génesis 37:21), en lugar de “No le quites la vida”, porque él no estaba allí cuando Iosef fue vendido. Cada uno de ellos asistió a su padre durante un día. Cuando llegó el día de Reuvén, él no quería que Iosef muriera. Por lo tanto, está escrito: “Y cuando Reuvén volvió a la cisterna , he aquí que Iosef no estaba en la cisterna ” – NI SIQUIERA MUERTO – “y él rasgó sus vestidos”. Inmediatamente, “y volviéndose a sus hermanos les dijo: ‘El niño no aparece'”.

138. Incluso Reuvén no fue informado de la venta de Iosef. Ya se ha explicado que la Shejiná fue un socio EN EL VOTO DE NO REVELAR LA VENTA DE IOSEF. ¡Por lo tanto, Reuvén no lo sabía y no le fue revelado hasta que Iosef se dio a conocer a sus hermanos!

 

Traducción al Hebreo:

136. וְכָאן אִם יָמוּת, לֹא יְכוֹלִים לוֹ, וְיִשָּׁאֵר כָּל גּוּפוֹ שָׁלֵם וְאָשִׁיב אוֹתוֹ לְאַבָּא שָׁלֵם, וְעַל כֵּן לְמַעַן הַצִּיל אֹתוֹ מִיָּדָם לַהֲשִׁיבוֹ אֶל אָבִיו, אַף עַל גַּב שֶׁיָּמוּת שָׁם. וּמִשּׁוּם כָּךְ אָמַר הַיֶּלֶד אֵינֶנּוּ, וְלֹא אָמַר אֵינֶנּוּ חַי, אֶלָּא אָמַר אֵינֶנּוּ – אֲפִלּוּ מֵת.
137. בֹּא רְאֵה מַה שֶּׁעָשָׂה, שֶׁהוּא בְחָכְמָה הָיָה מְשַׁתֵּף עַצְמוֹ עִמָּהֶם, שֶׁכָּתוּב לֹא נַכֶּנּוּ נָפֶשׁ, וְלֹא כָתוּב לֹא תַכּוּהוּ, וְהוּא לֹא הָיָה שָׁם כְּשֶׁנִּמְכַּר יוֹסֵף, שֶׁהֲרֵי כֻּלָּם שִׁמְּשׁוּ אֶת אֲבִיהֶם, כָּל אֶחָד וְאֶחָד יוֹם אֶחָד, וְאוֹתוֹ הַיּוֹם הָיָה שֶׁל רְאוּבֵן, וְעַל כֵּן רָצָה שֶׁבְּאוֹתוֹ הַיּוֹם שֶׁהָיָה הַשִּׁמּוּשׁ שֶׁלּוֹ לֹא יֵאָבֵד יוֹסֵף, וּמִשּׁוּם כָּךְ כָּתוּב וַיָּשָׁב רְאוּבֵן אֶל הַבּוֹר וְהִנֵּה אֵין יוֹסֵף בַּבּוֹר וַיִּקְרַע אֶת בְּגָדָיו. וְהִנֵּה אֵין יוֹסֵף דַּוְקָא, אֲפִלּוּ [חַי אוֹ] מֵת, מִיָּד וַיָּשָׁב אֶל אֶחָיו וַיֹּאמֶר הַיֶּלֶד אֵינֶנּוּ.
138. וַאֲפִלּוּ רְאוּבֵן לֹא יָדַע מֵאוֹתָהּ הַמְּכִירָה שֶׁל יוֹסֵף. וַהֲרֵי בֵּאֲרוּהוּ שֶׁהַשְּׁכִינָה הִשְׁתַּתְּפָה עִמָּהֶם, וְעַל כֵּן לֹא יָדַע רְאוּבֵן מֵהַמְּכִירָה הַהִיא שֶׁל יוֹסֵף, וְלֹא הִתְגַּלְּתָה לוֹ עַד אוֹתוֹ הַזְּמַן שֶׁיּוֹסֵף הִתְגַּלָּה לְאֶחָיו.

 

Comentario de Zion Nefesh:
Continuación del ZD anterior

#136
Reuvén pensó que si Iosef moría en el pozo lejos del alcance de su hermano, podría llevar su cuerpo a su padre.

Es por eso que el versículo dice: “para salvarlo de sus manos, para devolverlo a su padre” (Bereshit/Génesis 37:22).

Id. 37:28-30
“De manera que mientras pasaban los mercaderes midianitas, ellos sacaron a Iosef alzándolo de la cisterna y vendieron a Iosef a los ishmaelitas por veinte siclos de plata y éstos llevaron a Iosef a Egipto”

“Y cuando volvió Reuvén a la cisterna, he aquí que Iosef no estaba en la cisterna y él rasgó sus vestidos”

“Y volviéndose a sus hermanos, les dijo: ‘El niño no aparece y yo, ¿adónde iré yo?

Reuvén fue a la cisterna a ver cómo estaba Iosef pero no lo encontró. Fue a sus hermanos, diciéndoles que Iosef no estaba allí, lo que significa que ni siquiera estaba muerto.

#137
Reuvén fue sabio al incluirse entre los hermanos cuando dijo: “No derraméis sangre”, no “no lo matemos”.

Él no estaba allí cuando Iosef fue vendido porque todos estaban sirviendo a su padre cada uno de ellos por un día, y ese día fue el turno de Reuvén. Quería usar este día y sacar vivo o muerto a Iosef del pozo, como está escrito: “Y cuando Reuvén volvió a la cisterna” (Bereshit/Génesis 37:29). Después del impacto de perder a su hermano, regresó con sus hermanos y les dijo que no habían encontrado a Iosef.

#138
Reuvén no sabía de la venta de Iosef. Se explicó que la Shejiná participó en la venta y que a todos ellos no se les permitió revelar la venta de Iosef; por lo tanto, Reuvén no lo sabía. No le fue revelado hasta que Iosef se reveló a sus hermanos en Egipto.

{||}